23/2/17

El racismo y la violencia

Hago mías las palabras que siguen. Son de una nota de Djamila Ribeiro (foto) y hace un análisis del racismo en Brasil a partir de algunos estereotipos que muchas veces habitan en el interior de nuestro pensamiento y, como no los advertimos, simpre afloran en forma de chistes.

Desde el estereótipo del "bien dotado" a la marginalización, Brasil muestra ser el país del escarnio y la violencia 
Por Djamila Ribeiro


Escribí varias veces sobre el modo por el cual la población negra es deshumanizada. Desde representaciones que la colocan como inferior, violenta y como un mero objeto hasta la violencia que extermina un joven negro a cada 23 minutos. Juzgo importante discutir representación, ya que la imposición de esas imágenes justifica inclusive la muerte. No en vano hombres negros son los principales sospechosos para la policía. Debatir racismo es más amplio de lo que se puede imaginar ya que la violencia se da de las más variadas formas.

Vamos analizar casos recientes. La productora Padrão Carvalheira, de Recife, realiza un concurso de disfraces todos los años. El "disfraz" vencedor fue el de hombres blancos haciendo "blackface" y con penes enormes, personificando el estereotipo racista que nos cuenta que los hombres negros son "bien dotados", o mejor, reduciendo seres humanos a sus órganos genitales. Además de ser ofensivo por ser "blackface", deshumaniza al hombre negro al tratarlo como animal.

Las personas blancas nunca son representadas en grupo. Una persona se disfraza de Hugh Jackman o Luciano Huck, por ejemplo. Los individuos son representados. En el caso de las personas negras, consideran que pueden reducir todo un grupo a solamente un tipo de representación como se la diversidad fuese monopolio de los blancos.

Así como las personas blancas somos altos, bajos, gordos, flacos, personas con penes de variados tamaños. Pero ese es uno de los ejes de la deshumanización: homogeneizar. Recordando que los hombres negros eran utilizados como reproductores en el periodo colonial para abastecer de mano de obra esclava y mantener el lucro y la explotación. Es un absurdo que algunos sientan que todavía se sientan autorizados a ejercer ese tipo de violencia.

Los responsables de la producción se van a esconder tras el argumento que los vencedores fueron electos por el público cuando ni siquiera deberían haber autorizado esta competición por ser claramente racista. No hay justificación posible porque además de autorizar premiaron con un viaje a Fernando de Noronha y colocaron una foto en en un blog recifense.

Utilizan a los negros para ridiculizarlos y los someten al escarnio a la vez que legitiman la violencia.

Nota completa con otro caso de violencia racial:
http://www.cartacapital.com.br/sociedade/pau-grande-mas-subjugado-vai-ter-preto-humilhado-sim