7/6/16

Grave denuncia: Discriminado por cholulo


Cuando había terminado de recitar el mismo poema de siempre, Juan Antonio Pizzi se paró de la silla, esperó que Vidal caminara primero hacia la libertad que los hombres del fútbol siente que está afuera de una sala de prensa, pero de pronto un mano amiga lo detuvo.

Con una sonrisa cómplice, de esas que sólo se regalan a los que uno cacha más allá del hola y chao, el “Macanudo” reconoció al toque a Enrique Cruz, más que un reportero, un amigo de toda la vida de nuestro actual profe de la Roja desde la época en que ambos perseguían minas en su Santa Fe natal.

El problema es que después del saludo, Cruz, o “Quique” como le dicen al reconocido jefe de Deportes del diario El Litoral de Santa Fe, no aguantó la sed de sacarse la tan tradicional selfie con Pizzi. “Somos los dos de Santa Fe, vivíamos cerca y nos conocemos de toda la vida”, cuenta el apóstol.

La escena no duró más de un par de segundos. Luego el jefe de la Roja se despidió hasta perderse más allá del salón y nunca cachó que su broder periodista comenzaría a vivir una pesadilla.

Sin cachar los carteles que cuelgan por todos los estadios de la Copa Centenario, Cruz violó la sagrada regla de “pedir autógrafos o fotos a los protagonistas del torneo”. Y así, a fierro pelao, el también comentarista de la radio Sol 91.5 argentina sufrió la furia de una funcionaria, que le arrebató la credencial y en ese mismo momento le pegó la PLR del torneo. Sería todo.

“El señor debería haber estado al tanto de las reglas del torneo. No se pueden pedir selfies a ningún jugador o técnico de ninguna delegación, así que su credencial fue retirada y no se le devolverá”, explicó a La Cuarta una de las encargadas de vigilar de que nadie se suba por el chorro en el torneo de las leyes cuáticas.

“Algo sabía de esta regla, porque en la Copa de Chile y en Brasil 2014 también existía. Pero me olvidé y pensé qe esa sería la única oportunidad con Pizzi”, contó el boludo con un caracho de tres metros.

“Imagínate como estoy, la organización no quiere ceder. Tuve que ver el partido Chile-Argentina en un fan fest... no sé si insistir en que me devuelvan la credencial o volver a Argentina. No está ni la gente de AFA para ayudarme”
, lagrimeó.

¿Y si lo ayuda el “Macanudo”? “Pizzi está en lo suyo, me da vergüenza decirle, no se dio cuenta de esto”, remató Cruz.


Acá se cagan de risa de esto, y no estoy de acuerdo.