7/6/16

El último gobernador socialista de Argentina


Había una vez un Frente
La experiencia socialista en el gobierno de la provincia está llegando a su fin. El Frente Progresista Cívico y Social que viene ganando las elecciones para cargos ejecutivos desde 2007 está próximo a romperse de tan doblado que está.

Las fórmulas encabezadas por Socialistas desde aquel 2007 obtienen un porcentaje cada vez menor de votos lo que no les impide ganar las elecciones dada las divisiones internas del peronismo como el surgimiento del PRO y la figura de Miguel Del Sel.

El papel del radicalismo como acompañante en el FPCyS dejó de ser uniforme en las últimas elecciones a gobernador cuando un sector acompañó la fórmula del PRO, incluso colocando el candidato a Vice de la fórmula lo que con la ayuda de la UPCN provincial casi los lleva a la gobernación.

Todo por un cargo
Los radicales han considerado a los Socialistas como "malos pagadores". Sienten que nunca fueron reconocidos por su aporte al triunfo del Frente, además de considerar que "en las próximas elecciones el candidato a gobernador lo ponemos nosotros". Esto último se dirimió en internas en 2011 cuando Bonfatti le ganó a Barletta y en 2015 cuando Lifschitz le ganó a... Barletta.

La UCR santafesina, al igual que a nivel nacional, no deja de repetir intentando subirse el precio que en cada pueblo del país, por más pequeño que sea, hay un comité y con eso se garantiaza que cualquier elección pueda ser controlada. Infelizmente eso no se traduce en votos ya que cuando después de la Convención de Gualeguaychú los radicales optaron por ser parte del esquema de Cambiemos, M*cri los aplastó a votos: 81% a 11% fue el resultado que tuvo además, en un papel más que secundario a Elisa Carrió con poco más del 3% de los votos.

En este esquema la UCR santafesina se permite jugar a dos puntas. Por un lado apoya a M*cri y por otro al Socialista Lifschitz sin que esto les complique la existencia, les transtorne la conciencia o les cause algún problema respecto a sus convicciones ideológicas. Nada es incompatible  mientras se trate de hacer las cosas contra el peronismo y por sumar algunos cargos que permitan al menos la subsistencia. 

Leamos unas respuestas del presidente de la UCR provincial en las que explica todo muy clarito.

- Pero el radicalismo es oficialismo con el PRO y oficialismo con el socialismo. ¿Esto es viable o se corta en algún momento?
- Aspiramos a que sea compatible. Escuchamos que el gobernador dijo que hay tensiones por estos temas, y que el Frente a pesar de eso está consolidado. Yo comparto esa visión pero también hay tensiones dentro del radicalismo. Hay sectores internos que ya tienen posición tomada. Los que piensan que el Frente Progresista tendrá continuidad se focalizan en esto. No es fácil, porque el radicalismo toma posiciones nacionalmente y obliga a seguir la misma estrategia en las provincias.

- La UCR nacional es parte de Cambiemos. ¿La UCR santafesina irá también con el macrismo en 2017, como Cambiemos?
- En la elección de medio término está en juego la cuestión nacional, y la adhesión o acompañamiento que tiene la gestión de Cambiemos. No podemos ir sin acompañar la gestión nacional. No hacerlo sería retroceder a las instancias previas a la convención de Gualeguaychú, Y sería absurdo que ahora que tenemos el poder, demos marcha atrás. Flaco favor le haríamos al gobierno si no podemos mostrar al radicalismo santafesino acompañando al gobierno nacional. Vamos a estar en sintonía con el radicalismo nacional.
COMPLETO

Todo a favor
Así las cosas, con una UCR apoyada en el aparto nacional que puede proporcionar desde el estado el macrismo, se hará imposible al Socialismo siquiera volver a intentar competir por la gobernación.

Colabora con las aspiraciones de los radicales el "exilio" al que enviaron a Miguel Del Sel en Panamá (José Corral por lo bajo sostiene que fue él en persona quien tramitó y consiguió esa embajada) del que no lo harán regresar. "Es que el electorado antiperonista que aglutina el PRO, y también el socialismo, estaría más cómodo votando a un radical ilustrado como Corral que a un Del Sel que ya acumula dos derrotas consecutivas", es una de las argumentaciones oídas en estos días.

También el peronismo haría lo suyo. El presidente del PJ del departamento La Capital -que en unos días asumirá el cargo- fue hasta hace poco un furioso anti kirchnerista. Juan Pusineri explicó que no es el momento de discutir de política y que las nuevas autoridades fueron electas para "ganar las elecciones como sea".

En caso que el peronismo se siga negando a la discusión política y el Senador filo-oficialista Omar Perotti (sobre quien se depositan las esperanzas desde el PJ nacional) siga dedicado a la construcción de un "macrismo 2º selección", el radicalismo vuelve, después de 50 años, a tener un gobernador radical la provincia: José Corral.