19/5/16

Siguen las alegrías y los amigos colaboran


... El acta acuerdo entre el Renatea y UPCN se firmó el 22 de abril y la subsecretaría de Relaciones Laborales del Ministerio de Trabajo lo homologó el jueves de la semana pasada. Ese texto deja sin efecto el Convenio Colectivo de Trabajo y considera “extinguida” la relación laboral de los empleados contratados a partir de enero de 2012. El acta establece una indemnización, la cual no podrá ser inferior a los seis meses de sueldo. Además, se aclara que a pedido del gremio se resolvió aplicar a las indemnizaciones “un porcentual del veinte por ciento con carácter indemnizatorio adicional”. “Es un mamarracho jurídico porque no se puede convalidar la baja de un convenio colectivo si no se les ofrece a los trabajadores una situación superadora”, señaló a Página/12 Ana Córdoba, empleada del Renatea en la Provincia de La Rioja.

La justificación para avanzar es el fallo de la Corte Suprema que en noviembre del año pasado admitió un cuestionamiento a la ley 26.727 que le quitó a la Uatre y a las entidades patronales del agro el manejo del Registro Nacional de Trabajadores Rurales y Empleadores (Renatre) y creó en su reemplazo el Renatea, organismo estatal encargado de fiscalizar el trabajo rural. El máximo tribunal resolvió, con las firmas de Ricardo Lorenzetti, Juan Carlos Maqueda y Carlos Fayt, devolverle el manejo del registro a Venegas que ahora aprovechó ese guiño judicial y acordó con UPCN considerar “extinguida” la relación laboral de entre 600 y 800 trabajadores.

En las cartas documento que empezó a enviar el Renatea se le comunica a cada empleado que “la relación de trabajo que lo uniera con este organismo queda sin efecto prescindiendo de vuestros servicios”. A continuación se lo emplaza a concurrir al organismo “al efecto de proceder a la celebración del Acuerdo Individual de Desvinculación y poder hacer efectiva la indemnización convenida con UPCN (…) bajo el apercibimiento de que frente a su silencio o incomparecencia se considerará sin aplicación a vuestro caso el acta acuerdo”. De este modo, se busca disfrazar los despidos con acuerdos voluntarios bajo amenaza de que si no aceptan no obtendrán la indemnización en un contexto económico muy difícil y ya sin empleo. La cartas están firmadas por Ernesto Ramón Ayala, Subdirector General a cargo de la dirección general del Renatea y hombre de extrema confianza de Venegas... COMPLETO