11/4/16

Puerto: Rendición de Lifschitz ante Corral y el Círculo Rojo Santafesino


Hasta antes del 1 de abril, fecha en que Roberto Lifschitz dictó el decreto 607, había unos muchachos que "de puro onda" se dedicaban a asesorar a la provincia y a la ciudad respecto a qué era lo mejor  que se podía hacer con el Puerto de Santa Fe. Aunque Ud. no lo crea, los sabios consejos de estos hombres sabios siempre resultaban más beneciciosos para estos aconsejadores profesionales que para la provincia o la ciudad. Eso era antes.

Ahora es bien distinto porque a partir del decreto de Lifschitz lo que se ha denominado como el círculo rojo santafesino forma parte de la "Comisión Promotora para la Relocalización del Puerto de Santa Fe". Leamos el Art. 3:


A simple vista como que estaría faltando algo, o algunos. Por ejemplo: ¿Por qué no hay representantes de la Cámara de diputados o de Senadores? ¿Por qué no hay representantes de los Concejales? ¿Un representante de los trabajadores, aunque más no sea del puerto, sería mucho pedir?

En fin. Están los mismos que antes con la diferencia que ahora tienen un "marco de contención". Están institucionalizados.

Desde ese nuevo espacio decidirán sobre pliegos licitatorios, negociaciones de todo tipo, el valor de los alquileres -algunos hasta hoy eran irrisorios en relación a lo que se llevaban a su bolsillo por estar en ese lugar- como también decidirán los ganadores de cada una de las licitaciones.

Podría decirse que antes a todo eso lo hacía Vorobiof, y sería verdad. No hay que olvidarse que a Vorobiof lo impulsaron para estar frente del Puerto de Santa Fe, no sólo desde la UCR local. También era un hombre de absoluta confiaza de todas las instituciones que figuran en el decreto.

Otro gol de Corral (y el Círculo Rojo Santafesino). Otra capitulación del último gobernador socialista de la provincia.