5/12/15

Un repúblico auto-acorralado por sus palabras

Vamos a ver como para un repúblico cuándo una cosa es una cosa, y cuándo otra cosa es otra cosa. Adelanto la solución: La diferencia está en quien hace la cosa. Si la hace otro repúbico todo bien. Si la hace uno que es otro, todo mal.

También intentaremos escribir en la forma en que este repúblico habla: mal y mezclando las cuestiones.

Que los chicos de la CABA no hayan ido a Tecnópolis con sus escuelas fue una cosa que el Kirchnerismo les negó a los niños esa posibilidad y no la CABA la que no los mandaba.

Porque hubo gente en el gobierno que censuró a los artistas que no adscribían al modelo, lo que está en perfecta sintonía con lo anterior, y por eso las responsabilidades no son compartidas. Son todas del gobierno nacional. Y ahí sale con cualquier cosa y para cualquier lado.

Que no haberlo invitado a la inauguración del CCK fue una mala educación y que CFK fue una maleducada al no ir nunca al Colón.

Luego confunde hechos de personas, como que le gritaran "devolvé los nietos" a periodistas, con medidas de gobierno. Tanto que hasta al propio Zlotowiazda (quien también fue víctima de esta pelotudez) le parece un disparate lo que dice.

Por supuesto que una vez acorralado el Repúblico acusa al otro de autoritario, antidemocrático, chavista, compara cualquier cosa con Alemania durante el nazismo. Define al populismo como casi nadie. Explica que el fanatismo es una mezcla de violencia y estupidez, o sea de disminución de la inteligencia, y que fue eso lo que hizo el gobierno con algunas personas en este país.

Sobre el final hace una reivindicación de su persona ya que dijo hace muchoa años que Chávez era un dictador, y que por más que haya ganado más elecciones que cualquiera lo sigue siendo. Pero además decirle dictador a alguien no es agredirlo; es simplemente descriptivo.

Esto y mucho más en este precioso audio.

Entrevista completa a Dario Lopérfido | Radiocut