2/11/15

La movilidad social ascendente no fue magia

LA CLASE MEDIA
por Diego Rubinzal

Los nueve millones de votos cosechados por el Frente para la Victoria revelan un apoyo policlasista. Sin perjuicio de eso, los mejores resultados electorales se obtuvieron en las regiones más pobres. El núcleo duro del apoyo al kirchnerismo continúan siendo los sectores más postergados. La clase alta y media-alta votó mayoritariamente a Mauricio Macri. El candidato de Cambiemos también logró la adhesión de amplios sectores de las franjas medias.

Las razones del comportamiento electoral son múltiples. La dirigencia opositora instaló la idea de que las clases medias están siendo “agredidas” por las políticas del gobierno nacional. Las limitaciones a la compraventa de dólares constituye un factor irritativo para ese estrato social. La sensación de abstinencia despertada en los “dólardependientes” fue funcional al relato opositor. Lo cierto es que el proyecto político-económico inaugurado en 2003 fortaleció las capas medias. Los datos pueden rastrearse en diversos trabajos insospechados de simpatía con el kirchnerismo.

El Banco Mundial (BM) sostiene en “La movilidad económica y el crecimiento de la clase media en América latina” que la clase media latinoamericana se expandió de 103 a 152 millones de personas, entre 2003 y 2009. El citado informe resalta que la mayor expansión relativa se produjo en la Argentina. Las capas medias crecieron un 25 por ciento, escoltadas por las brasileñas (22 por ciento), uruguayas (20 por ciento) y colombianas (16 por ciento).

La movilidad social ascendente no fue magia sino resultado de la recuperación del mercado de trabajo (descenso de la desocupación y de la informalidad laboral, incremento de los salarios reales) y la política de ingresos implementada (aumentos del salario mínimo y de los haberes jubilatorios, ampliación de la cobertura de beneficios jubilatorios, AUH). La continuidad de esa dinámica positiva, aun con ciertos altibajos, es avalada por mediciones más recientes. El titular de la Consultora W, Guillermo Oliveto, lo expuso en una disertación realizada en la Universidad de Palermo. El especialista en análisis de tendencias de consumo y mercados manifestó que “la Argentina experimentó un proceso de movilidad ascendente desde 2002, y más de 11 millones de consumidores regresaron a la clase media”. COMPLETO