24/9/15

El Debate: otra porteñada

Link
Arranco por el final: No conozco a nadie que haya cambiado su voto luego de haber visto un debate por TV. El que ya sabía a quien votar lo sigue votando y el que no tenía pensado votarlo sigue exactamente igual. No sirve para nada, o casi.

Ahora le están cayendo al compañero Scioli porque aparentemente ha dicho que no participará. Dicen cosas tales como que "no quiere explicarle a la gente qué es lo que va a hacer"; otros que tiene miedo a exponer sus ideas o directamente se lo acusa de no tener un programa de gobierno. Todas estupideces.

El debate televisado no es ni más ni menos que un negocio del canal que lo transmite, y en virtud de ese negocio opera para que todos vayan, incluso los que se sabe que van a sacar sólo los votos familiares, porque eso le encarece la publicidad que venden en ese espacio.

Link
El candidato que no quiere ir tiene que soportar en las semanas previas que diez salames de un canal, más otros que trabajan en diarios y radios -también porteños- lo maltraten durante todo el día.

Si la verdadera intención fuese el debate ¿por qué nunca se propuso hacer un debate presidencial en el canal de Chubut, por poner un ejemplo? Hoy en día la señal se puede levantar desde cualquier lado. No. Se tiene que hacer en un canal de cable de la municipalidad de Buenos Aires, porque a esos medios se los llama "nacionales".

Los candidatos que vienen de atrás, en este caso Macri y Massa, se suman a la opereta en favor del debate por el simple hecho de intentar lograr un yerro en base a chicanas dirigidas al candidato que mayores chances tiene, o sea Scioli.

Repito: nadie cambia su voto por ver o no un debate. Lo que queda para el día después no son las ideas, sino si tartamudeó cuando dijo algo o si movió los ojos como buscando una respuesta a una pregunta que lo incomodó. Pareceís que eso hace a las personas futuros malos funcionarios. Cosa de porteños.