21/9/15

13 "Señoras"

Leamos un texto en el que, lamentablemente, prevalece la autocensura por miedo a las represalias de las hordas Kirchneristas que, como es sabido, no paran de amedrentar, amenazar y hasta agredir periodistas independientes:

La Señora miente. Lo hace con descaro y con impudicia. Miente por trampa y por ignorancia, esa combinación letal de la cultura populista. La Cadena Nacional es el escenario propicio para la farsa; los monólogos prolongados son el espectáculo brindado al popolo y a la corte obsequiosa de alcahuetes y felpudos que la aplauden, sonríen y, en algunas ocasiones, se enternecen. COMPLETO

Titula su columna de opinión reprimida el Socialista (tal como él se define) Rogelio Alaníz de la siguiente manera: CRÓNICA DE UNA SEÑORA, un término que utiliza para no referirse a Cristina Fernandez de Kirchner.

La utilización de ese "Señora" remite a una comparación humorística: Así la llaman Thelma y Nancy, esos humoristas cordobeces  que interpretan a dos mujeres cordobesas que se indignan por todas y cada una de las medidas del gobierno como también por las ropas, peinados y accesorios que utiliza la compañera presidenta.

Remite también, y esta comparación pinta mejor a nuestro personaje, a lo que se autodenominó la Revolucióin Libertadora. No nombraban a Evita y también le decían, claro que despectivamente, La Señora.

Leamos a Cintia Mignone que nos recuerda algunas cosas:
Por decreto del 7 de octubre, se creó la Comisión Nacional de Investigaciones, que daría a la luz unos años después al tristemente célebre “Libro Negro de la Segunda Tiranía”.

 El que tenga estómago, puede descargarlo acá. Yo tengo un buen estómago pese a todo.  

Entre las páginas 43 y 46 hay un subcapítulo titulado “La señora”, que contiene un revulsivo análisis sobre la figura y la obra de Eva Duarte de Perón.
  • Una extraña mujer, distinta a casi todas las criollas. Carecía de instrucción, pero no de intuición política; era vehemente, dominadora y espectacular.
  • Era una fierecilla indomable, agresiva, espontánea, tal vez poco femenina.
  • La naturaleza la había dotado de agradables rasgos físicos, que acentuó cuando la propicia fortuna le permitió lucir joyas y vestidos esplendorosos. Desquitábase así de la propia miseria no olvidada, de sus recientes frustraciones de artista inadvertida y sin porvenir.
  • Su muerte temprana evitó al país más graves perturbaciones
  • El dictador dejaba hacer a “la señora”. Sabía que sus arrebatos convencían a las gentes primarias más que sus propios discursos de adoctrinamiento
  • El mito de Eva comenzó con su patético “renunciamiento” y se acentuó cuando el Parlamento sometido la proclamó “jefa espiritual de la Nación”, y muy poco después cuando resolvió erigirle un monumento.
COMPLETO

Para ser justos hay que mencionar que en un párrafo se refiere a Cristina como "esta chica" y tal vez sea una nueva forma de referise a la presidena que venga a reemplazar al "SEÑORA".

Tanta repulsión le causa que el pobre Rogelio que se ve obligado a utilizar trece (13) veces el término, por lo que debemos solidarizarnos con él por la ausencia de un diccionario de sinónimo en el diario que le toca escribir.

Diario en el que, según se ve, recibe una importante pauta oficial del gobierno nacional (Argentina Trabaja) sin que esto sea óbice para que cada periodista pueda decir lo que quiera sin ser molestado, ni mucho menos la apabullanbte cantidad de Directivos que lo conforman.

Si uno fuese un Ultra-K diría que mantener esa pauta en ese diario es como comprarle balas a nuestros asesinos. Por suerte no somos tan obtusos.