18/8/15

¡Si se meten con Junior se meten con todos!

Un niño comienza la escuela primaria a la edad de 5 años y la termina, si todo va bien, a los 12.
Ahí nomás empieza la secundaria y, si todo va bien, la termina a los 17, 18 años.
Algunos eligen ir a la universidad y además terminan la carrera. Yendo todo bien a los 22 o 23 años ya tenemos un profesional.

Si la familia del estudiante tiene un buen pasar, no tendrá que trabajar para mantenerse ni para solventar sus estudios.

Llega entonces el momento, si es que antes no lo hizo, de trabajar. La mayoría de los recién recibido no tiene experiencia laboral.

Toda esta intro es para invitarlos a leer un trecho de una columna destina a indignar al indignado. Esa gente enojada con la vida que por cada frustración de su vida le hecha la culpa al gobierno... nacional y nunca a los provinciales o locales.

EL redactor cacerolo se la pasa hablando de lo inexperto para trabajar que es para un trabajo el hermano de Delfina, pero termina contándonos de sus trabajos previos. Leamos: 

Agustín Rossi (h) –que curiosamente renunció este mes a su cargo, cuando el polémico nombramiento de su hermana como directora del Nación se hizo efectivo– había trabajado junto a Delfina desde mediados del 2011 contratado como asesor de cuestiones de "derechos digitales" por el entonces eurodiputado "ecosocialista" Raúl Romeva. Rossi ocupó ese puesto hasta abril del 2014, cuando dio el salto al organismo internacional en la capital norteamericana. Caceroleada completa

Sólo al final de la nota y después de haber dicho que los dos eran casi unos inservibles, reconoce que trabajaron tres años como asesores de un eurodiputado.

¿En qué quedamos? ¿Tienen experiencia laboral o no?

El notero explicaba en otra nota que tenía casi la misma formación que Delfina. En esta también nos cuenta que es asesor parlamentario del PRO.

Lo que oculta es que el único antecedente válido que lo llevó a conseguir ese trabajo no fueron sus estudios, sino el haber sido organizador de cacerolazos. No más que eso.