4/2/16

Perotti, sus cien días y la postura histórica de la derecha peronista

"Es de sentido común darle cien días al gobierno para que pueda mostrar a dónde va"
El senador nacional del PJ por Santa Fe, Omar Perotti, dijo que dentro del PJ "no todos tiene las mismas prioridades en la discusión" y se mostró a favor de "un justicialismo moderno". Completo

En otra épocas el "sentido común" indicaba que estaba bien mandar a exilio a algunas personas, fusilar en basurales a otras, secuestrar bebés para que no salieran "subversivos como sus padres". También en nombre del tan conocido sentido común se prohibió nombrar a un general de la nación y su esposa. Mucho más acá hubo uno que en nombre del mismo sentido dijo que su voto era no positivo y los exportadores siguieron pagando el 35% de retenciones, hasta que hace unos días vino alguien y en nombre del sentido común bajó por decreto esas retenciones.

No entiendo como funciona el sentido común, cuán común es, con cuantos casos ya podemos decir que algo nos es común a todos, y por sobre todas las cosas cómo podemos intentar establecer parámetros de comunicación racionales a través de cosas que nos llegan a través de nuestros sentidos.

Sospecho si, que quien nos habla en nombre del sentido común no es de mi barrio. No juega en mi equipo. Me está queriendo convencer de cosas con las yo y mis compañeros nunca estuvimos de acuerdo. Es alguien que quiere que haga cosas que nunca haría porque "una trascendental autoridad superior" así lo indica. Y fundamentalmente es una persona de la peor derecha. El sentido común no tiene por objeto cambiar nada, como la derecha, y viene a decirnos que los que ya tiene privilegios los van a seguir teniendo y los que no jamás podrán hacerlo porque ya alguién lo estableció así. El sentido común es escencialmente anti peronista.

Para quienes no tengan en claro cuales son las tensiones internas en el seno del peronismo convendría que escuchen a Capitanich que nos plantea cómo debemos ser sin andar mirando como quieren que seamos, y una lista interminables de temas que ya obligan a no hacernos el perro que volteó la olla.