13/12/15

¿Un nuevo 17 de octubre? Para la envidia de la peronada

El amor es así, lo sé,
es como tocar el cielo...

Leamos a Morales Solá: ¿De dónde salieron esos miles de argentinos que intuyeron que su presidente necesitaba la compañía de la sociedad? ¿De dónde, si fue un día laborable y no había colectivos para movilizar militantes? Es probable que muchos de esos argentinos hayan sido lanzados a la calle por los últimos berrinches de Cristina Kirchner. Tanto la disputa por el lugar de entrega de los símbolos presidenciales como el fanático acto cristinista de anteayer fueron gestos de una autócrata que ha perdido el sentido de los límites políticos y personales. Ese es, y era, el principal problema de la mandataria que se fue. COMPLETO

Para ser justos, hay que aclarar que no es al único periodista que se le babea el ojete y no puede controlarlo desde que asumió Macri. Podría ser el único que viene a contarnos algo así como que asomó el subsuelo de la patria sublevado con la llegada del nuevo gobierno. Lo de los colectivos se lo dejo a otro.