11/10/15

Reivindicación del Cacerola

El Cacerola, se sabe, es una especie de primo tonto del Gorila. A diferencia del Gorila, confía en que con tres o cuatro frases oportunas derrumba cualquier argumento. En cambio el Gorila es alguien que por lo menos ha tenido la posibilidad, y también las ganas, de leer algunos libros que hicieron a su formación intelectual.
 

Por supuesto que nunca estaríamos de acuerdo con un Gorila pero hay que reconocer que se trata de una persona -o poco menos- que puede hilvanar un discurso coherente o hablarnos sin parar el tiempo que necesite. Al Cacerola con una oración (si fuese unimembre mucho mejor) le basta para sentirse satisfecho y vencedor en cualquier discusión.

El Gorila en su discurso te puede citar tanto a Borges como a Marx para dar sustento a sus dichos y nunca sus citas serán erradas o falsas. Se nota que sabe de lo que habla. El Cacerola nunca citará a nadie. Hará de cuenta que lo que dice es su propia creación porque sospecha que intentaremos invalidarlos con argumentos tales como "eso es de izquierda" o "eso es de derecha", y a poco andar se le notará que lo que dice fue tomado de un programa de Mirtha Legrand o de un reportaje de Luis Majul a Elisa Carrió que pudo ver la noche anterior.

Arriesgo a que cada uno de nosotros pasó por un diálogo similar a este, con esta estructura:
Nosotros - Me parece a mi que la política que lleva a delante el goberno nacional respecto a la ciencia y tecnología que nos ha permitido colocar en el espacio dos satélites...
Cacerola - ¡Pero que me venís con la gilada del ARSAT. Explicame por qué tanta cadena nacional!

Y uno tiene ir a menos, abandonando lo que intentaba ser un intercambio de ideas para no terminar a las piñas ante la abrupta interrupción.

Intentar un diálogo racional con un Cacerola es una tarea que requiere de mucha paciencia y posiblemente hasta ansiolíticos. Dialogar con un Gorila es posible y hasta saludable porque de vez en cuando es bueno poner a prueba lo que consideramos nuetras certezas. Uno sale aprendiendo y descubriendo sus falencias argumentativas cuando conversa con un Gorila.

Un Cacerola en plena charla abre su facebook desde el teléfono, te lo pone en la cara y grita: "¡Mirá, mirá! Lo-di-jo-Cam-pa-ne-lla. Y ojo que este tipo algo sabe porque se ganó un Oscar"


Uno de nosotros intentará explicarle que los índices de pobreza vienen disminuyendo año a año, que los jubilados tienen por ley dos aumentos al año y su obra social tiene mucha más cobertura de salud que años atrás; que desde 2003 a la fecha se ya se construyeron más de 1300 escuelas nuevas y que se están ejecutando unas 6.000 refacciones o ampliaciones en otras, por lo que la frase "el Kirchnerismo es una máquina de fabricar pobres" necesitaría ser demostrada de otra manera, o en todo caso es falsa. Pero el Cacerola, aburrido de escucharnos y de que no le demos la razón ya estará buscando otra imagen que lo salve.

Querramos al Cacerola. Dejémosle ganar alguna. No lo combatamos. El que ha jugado a la pelota con sus hijos varones sabe lo importante que fue para ellos dejarles hacer un caño de vez en cuando. Vayamos a menos por más que nos cuese. Quedemos como idiotas si es necesario para hacerlo feliz. Temngamos en claro que muchos de ellos, cuando llega el momento de votar, nos termina eligiendo porque lo que hay enfrente tampoco lo conforma.


Dedicado a "Dientito de Leche" que se rie con estas pavadas.