14/10/15

¿Estamos ganando tan fácil que necesitaríamos unos votos menos?

Link
Link
Todos estamos mirando a Macri, Massa y cualquier otro opositor al peronismo por la predisposición favorable que demuestran respecto al "Tema Buitres", y creo que hay que empezar a mirar un poquito para adentro, por lo menos para estar atentos.

Bajo el vetusto argumento "tenemos una mala imagen internacional", sin decirmos quien la mide o de donde sacan esa conclusión. Y como consecuencia de eso "nadie nos quiere prestar" -tampoco aclaran quién es es "nadie"- cuando en el país se están haciendo muchas obras financiadas por el Banco Mundial, créditos a los que también han accedido varias provincias con el aval del gobierno nacional, hay algunos compañeros que, en principio y para ser buenos, la están pifiando.

Ninguno de los que por estos días sale a pregonar esto puede demostrar la secuencia lógica que sería: Arreglamos con los Buitres = Vienen inversiones. Nadie. Más que nada porque no es verdad.

Porque si me dijeran que estos muchachos, los Buitres, una vez que le paguemos dejan automaticamente de ser especuladores y se tranforman en inversores para obras de infraestructura, vaya y pase. Paguemos. Pero estos tipos no cambian. Van a seguir siendo especuladores que apnas puedan van a intentar jodernos otra vez, y todos lo sabemos.

Ahora bien, ¿quién nos tendría que prestar plata? ¿Con quién deberíamos endeudarnos?, y sobre todo ¿Para qué? ¿Volvemos a pedirle al FMI del que tanto nos costó deshacernos?

Otra cosa que no queda clara de este tipo de declaraciones es para qué instalan este tema en medio de la campaña ¿Votan en nuestro país los Buitres? ¿Con quién queremos quedar bien? ¿A quién queremos seducir?

En lo que hace pocos días se nos presentó como "debate presidencial" ninguno de los candidatos mencionó siquiera el tema porque saben que si se muestran como son, es decir proclives a CUALQUIER arreglo, les espanta votos.

Algunos compañeros parecería que piensan que es al revés. Que decir eso suma votos. Tengamos cuidado con los nuestros, a los que por ahora vamos a calificar como "pavotes". Más adelante veremos.