25/8/15

Me parece que nos estamos parando en un lugar incorrecto


Néstor no mandó a pegarle a nadie con los canas. Cristina tampoco. Incluso la orden fue "acá no se le pega a nadie".
Esto siempre fue lo que molestó, y muchísimo, a la izquierda boba y a los que posan de progresistas. Siempre les faltó un herido, un muerto con el cual hacer una bandera.
También molestó, y muchísimo, siempre a la derecha porque nunca encontraron la manera de pararse frente a la protesta social sin reprimirla. Nunca entendieron.
Ni siquiera importó si la protesta era válida o ridícula. ¡Acá no se le pega a nadie y punto! Casi un axioma.

Después de eso, o sea ubicándonos en donde hasta antes de ayer estuvimos, empezamos a contar votos, a mojarle la oreja a los que perdieron, a reirnos de los que denuncian fraude, a hacer sesudos análisis sociológicos de sobre una provincia que nos queda lejísimo a la que cuando mucho visitamos una semana, y también a ver quién fue o quien mandó a quemar las urnas en Tucumán, a ver quien es más K o menos K, etc. Primero volvamos al lugar desde donde arrancamos que, cómodos o incómodos, siempre fue el nuestro.

Si en octubre pasa en el país lo que ayer en Tucumán va a ser más culpa nuestra que de los que se nos oponen. Sabemos que ellos "ya saben" que habrá trampa y gritarán ¡FRAUDEEEEEEEEEEEEEEEE! No tenemos que morder los anzuelos que nos tiran. Terminamos pescados.